EL SECTOR INMOBILIARIO RECIBE LOS ESTÍMULOS DEL BCE

noticia-estimulos-BCE
El bajo interés de los depósitos y la deuda convierten la compra de activos inmobiliarios para alquilar en la opción más rentable.
El ladrillo español se perfila como uno de los grandes beneficiados del plan de estímulos del Banco Central Europeo (BCE). En un mundo en el que los inversores están ávidos por encontrar activos rentables y seguros, los bajos tipos de interés que están ofreciendo los depósitos bancarios y la deuda pública convierten a los inmuebles en una pieza muy codiciada para las carteras de los grandes gestores de fondos y fortunas.

«Hay mucho dinero entrando en el sector porque buena parte de lo que antes se invertía en bonos, se está moviendo ahora hacia la vivienda. El bund alemán antes ofrecía un 4% y ahora apenas da el 0,5%. ¿Y qué activo seguro te ofrece ahora esa rentabilidad? Los inmuebles», explican desde uno de los fondos extranjeros que con mayor intensidad ha invertido en el sector inmobiliario español en los últimos tiempos.

Ese atractivo permitió que 2014 cerrara (sin tener en cuenta la compraventa de viviendas particulares) con una inversión récord de 13.800 millones de euros en activos inmobiliarios en España.

Fondos de inversión, soberanos y de pensiones, millonarios con exceso de liquidez como Amancio Ortega o las aseguradoras -que necesitan activos rentables en los que invertir con un horizonte de largo plazo para hacer funcionar su negocio- son los principales actores de este nuevo episodio que se ha abierto para el sector inmobiliario.

«Son inversores que no sólo están comprando el inmueble en sí sino que vienen para invertir en la recuperación del país», explica el director de inversiones de Aguirre Newman,Alejandro Campoy.

De hecho, el ritmo de sus inversiones es superior al de la recuperación del mercado, ya que muchos de los inmuebles en rentabilidad -como edificios de oficinas- que han comprado los inversores internacionales todavía no se están rentabilizando al 100%, si bien la recuperación económica empieza a notarse en el rendimiento de activos, como hoteles, oficinas o locales comerciales.

Los expertos consideran que sobrepasar en 2015 el volumen de inversión institucional en activos inmobiliarios que se registró el pasado año será difícil, pero sí ven posible mantenerlo. «El interés de los inversores por invertir en inmuebles no ha caído y hay muchísima oferta en el mercado que va a tardar en absorberse. Si los precios no suben por las expectativas de recuperación, este año veremos también un alto volumen de operaciones», señala el responsable de banca privada de Citi para España, Eliseo Cervera.

Además de los inmuebles, las carteras de deuda y crédito promotor están en el punto de mira de estos inversores y podrían beneficiarse de los flujos de capital que van a inundar el mercado con los estímulos del BCE. Y es que, pese a la dureza de la crisis y al fuerte deterioro que ha sufrido el sector, las firmas de inversión internacionales tienen muy en mente que «ningún título español ha dejado de pagar a los inversores», recuerda el director general de la Sociedad de Tasación, Juan Fernández-Aceytuno.

Esta entrada también está disponible en: German, Spanish